Ordenar Para Dormir

5 consejos para ordenar tu dormitorio que te ayudarán a dormir mejor

Que disfrutemos de un sueño profundo no solo depende de lo cansados que estemos. Hemos visto que nuestra cena o el uso del móvil influyen en nuestro descanso, igual o más que lo hace nuestro estado de ánimo o la cafeína. Y todavía hay más: el orden en tu habitación también puede boicotear tu sueño.

Si sufres insomnio, te cuesta conciliar el sueño o te despiertas constantemente a media noche debes intentar que tu dormitorio sea el espacio más acogedor de la casa. En esta habitación deberíamos recuperarnos y recargar nuestras energías de cara al día siguiente, pero esto no ocurrirá si nuestro dormitorio es un caos que nos impide encontrar la paz y la tranquilidad.

 

Ordenar Para Dormir Recoger Ropa

1. Limpieza bajo la cama

Es nuestro lugar favorito para almacenar todo aquello que no sabemos dónde guardar, pero que queremos tener más o menos a mano –aunque realmente nunca lo necesitemos–.

Sin embargo, este espacio es también el predilecto de la suciedad y del polvo y ninguno de los dos son buenos compañeros del descanso. Evita utilizar la parte de debajo de tu cama como trastero, y en caso necesario, intensifica la limpieza.

 

2. La mesita de noche

Échale un vistazo a la tuya, ¿tienes sobre ella solo lo estrictamente necesario para sobrevivir durante la noche? Si la respuesta es «no» deshazte de todo lo demás.

Solemos llenarla de libros, cables, tickets y demás objetos que no son imprescindibles. Que se quede el despertador –móvil en su defecto–, un vaso de agua y poco más.

 

3. Recoge la ropa

Sabemos que llegas cansado y que el acto de desvestirte y ponerte el pijama para estar más cómodo es casi automático, pero dejar la ropa tirada sobre la silla no te quitará mucho tiempo y, en cambio, es un gesto que tu sueño sí agradecerá. Echa a lavar lo que ya no necesites, coloca la americana en su percha y los zapatos en su estante. ¿Lo ves? Ahora sí da gusto ponerse a dormir.

 

Ordenar Para Dormir Escritorio

4. Nada en el suelo

Es un clásico, tener la cama cubierta de cojines y mantas durante el día que irán al suelo durante la noche. Pues bien, este simple gesto desmonta la armonía de nuestro dormitorio. También es un peligro si necesitas despertarte por la noche para ir al baño o a beber agua. Deberás sortearlos para llegar sano y salvo.

 

5. Haz la cama

Aunque algunos defienden que hay razones para no hacer la cama cada día, reconócelo: los días que no te limitas a estirar un poco las sábanas antes de ir trabajar, el momento de acostarse es un auténtico placer y, además, esa noche, duermes mejor. El por qué está en la temperatura que tienen las sábanas –entre otras cosas– están más cálidas y eso genera una sensación de confort y relajación ideal para conciliar el sueño.

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone