Sueño Detox

Sueño détox: qué es y cómo nos ayuda

Puede que en el último tiempo hayas escuchado más de una vez la palabra «détox». Lo cierto es que el término se ha popularizado y con él, el concepto de desintoxicación. Es decir, de hacer limpieza para “librarnos” de lo que nuestro organismo no necesita.

Hoy en día es muy frecuente identificarlo en artículos que tratan sobre alimentación y buenos hábitos. Un ejemplo es este mismo blog en el que os hablamos del détox digital con consejos que nos ayuden a desconectar unas horas al día de las tecnologías y así dormir mejor. Algunos de los que nos leéis puede que fueseis un paso más allá y os atrevierais con la moda de tomarse un día para desconectar.

Pues bien, el siguiente paso sería aplicar este concepto al descanso y es que más allá del placentero hábito de dormir, cuando nos acostamos, nuestro cuerpo pone en marcha un proceso para eliminar toxinas y limpiar nuestro organismo a fondo que posee innumerables beneficios para nuestro bienestar.

Si creías que la única actividad que tiene lugar durante la noche es el hecho de soñar, te sorprenderá saber que no es así. Cuando dormimos tiene lugar la regeneración de nuestras células y nuestro cerebro elimina todas las toxinas que hemos ido acumulando durante la vigilia, es decir, mientras estamos despiertos.

El mecanismo, descubierto por un grupo de Neurocientíficos del Centro Médico de la Universidad de Rochester (EE. UU.), recibe el nombre de sistema glinfático y cumple en el cerebro exactamente la misma función que el sistema linfático en el resto del cuerpo: drenar los residuos. 

La importancia de un sueño reparador

Este hallazgo ratifica la importancia y necesidad de dormir un mínimo de horas al día para que el sueño sea reparador y surta un efecto satisfactorio en las personas. Este proceso unido a la acción de la melatonina supone una importante inversión en nuestro descanso pero, sobre todo, en nuestra salud en general.

Y es que el simple hecho de dormir nos protege de problemas cardiovasculares, previene la obesidad, ralentiza el envejecimiento, refuerza el sistema inmune y cumple con funciones antioxidantes.

Alzheimer y Parkinson

El funcionamiento del sistema glinfácito llama la atención de todos aquellos expertos involucrados en la búsqueda de un tratamiento para las enfermedades neurológicas.

Son muchos los estudios que apuntan a que las moléculas tóxicas son determinantes a la hora de favorecer el desarrollo de determinados trastornos degenerativos que afectan al cerebro.