La guía definitiva para encontrar tu almohada ideal

La almohada es el producto más personal del descanso, ya que debe adaptarse a las necesidades concretas de cada persona. Incluso si dormimos con otra persona en la misma cama, es recomendable que cada uno utilice la suya propia y asegurarse que aporta la máxima comodidad.

Escoger a tu compañera perfecta de sueños implica decidir cuál es el relleno más adecuado y el tipo de tejido, así como el grado de firmeza o aquellas características deseadas según tus necesidades para un descanso óptimo.

¿Cómo elegir la almohada ideal según mi postura al dormir?

Cuando dormimos, las vértebras cervicales y dorsales deben estar en el mismo ángulo que cuando estamos de pie, independientemente de la postura al dormir o de la constitución de la persona. A continuación te dejamos la guía definitiva para escoger la almohada ideal según tu posición al dormir:

Duermo boca abajo

Una almohada con firmeza baja o media-baja es la más adecuada para evitar que el cuello esté más alto que el resto de la espalda. Si flexionas la cadera y la rodilla hacia el lado que giras el cuello, conseguirás una postura anatómica correcta.

Duermo boca arriba

La almohada más recomendable es una de firmeza media, para conseguir que el cuerpo esté en una posición totalmente plana, como si estuvieras de pie.

Duermo de lado

Las almohadas de firmeza media-alta y alta son las que conseguirán, en la mayor medida, mantener la cabeza y el cuello alineados con la columna vertebral.

¿Cuál es el relleno más adecuado para las almohadas?

La variedad de rellenos y tejidos disponibles también plantean varios dilemas que te ayudamos a resolver a continuación. Cada uno tiene sus ventajas y características específicas que te darán las pistas precisas para saber cuál se adapta mejor a tus necesidades.

Poliéster o fibra hueca siliconada

Las almohadas de poliéster o fibra hueca siliconada son las más ligeras, suaves y fáciles de mantener. Ofrecen una sensación parecida a las tradicionales almohadas de plumón, pero con un precio mucho más reducido.

Las fibras finas sintéticas que componen el poliéster resisten bien la presión y recuperan su forma con facilidad, pero por su poca firmeza tienden a apelmazarse más rápidamente que otras.

Viscosa de Bambú

La combinación de poliéster y viscosa de Bambú es ideal si necesitas un plus de frescor y capacidad de absorción de la humedad. El núcleo de la almohada permite la máxima adaptabilidad, pero también facilita la circulación del aire. Si sudas mucho por la noche o quieres proteger la almohada de líquidos con un tacto excepcional, esta es tu mejor opción.

Viscoelástica

Las almohadas viscoelásticas protegen a nuestras cervicales de ejercer demasiada presión mientras dormimos. La espuma de memoria responsiva se hunde al aplicar el peso de nuestra cabeza, pero es capaz de volver a su estado natural en cuanto nos movemos. A pesar de no ser tan maleable como otras, si sufres dolores de espalda y buscas un apoyo adaptado a tu anatomía y postura al dormir, son tu relleno perfecto.

Látex

El látex se obtiene a partir de la savia extraída del árbol del caucho, por lo que es un material natural. El núcleo de la almohada de látex es perforado para obtener la máxima transpirabilidad. Además, es indeformable y flexible, de forma que se adapta perfectamente a la complexión de cada persona.

Lana

Normalmente las almohadas de lana están confeccionadas con el tipo de lana merino, extremadamente suave y resistente. Es un material natural y orgánico, por lo que es hipoalergénico y responsable con el medio ambiente. Además, es capaz de absorber la humedad ofreciendo un tacto totalmente seco por fuera. Sin embargo, debes saber tener en cuenta que el apoyo es menor que en otras almohadas y es más difícil de mantener.

Algodón

La almohada confeccionada con relleno 100% algodón es la más indicada si prefieres un soporte de menor grosor pero firme, especialmente si duermes boca abajo. Gracias a su origen natural es suave a la vez que transpirable, por lo que es una gran opción termo-reguladora. ¿Su único “pero”? Ofrece menos soporte que otras almohadas y tiende a disminuir de grosor con el tiempo.

Nuestros productos están pensados para tus necesidades

Ahora que ya conoces a la perfección las características de cada relleno de almohada y la firmeza más adecuada según tu posición al dormir, sólo falta preguntarte qué necesidades concretas tienes para acabar de personalizar tu elección.

Además, también tenemos una gama de almohadas específica para los más pequeños de casa con tejido 100% algodón y la suavidad, ligereza y firmeza adecuada a su edad.

¿Tiendes a padecer molestias en las cervicales, te mueves mucho o necesitas versatilidad? ¿Sufres muchos cambios de temperatura al dormir y llegas a sudar por la noche? ¿O por el contrario tienes alergia a los ácaros y te pasas la noche estornudando? En Velfont tenemos una gran variedad de gamas y tecnologías que se adaptan a tus necesidades para que duermas como en una nube.

Si necesitas escoger tu almohada ideal, nuestro test te recomendará la mejor opción. Y si necesitas asesoramiento, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de recomendarte la mejor opción según tus necesidades y preferencias.