El Sueño Se Recupera

¿Se pueden recuperar las horas perdidas de sueño?

Los seres humanos necesitamos dormir y no nos basta con dedicar algunas horas al día. Lo necesitamos para estar más concentrados, tener un mejor rendimiento cognitivo, garantizar el buen funcionamiento del sistema nervioso y que se produzcan otros procesos biológicos que nuestro organismo necesita.

Sin embargo, para que el sueño ejerza este efecto reparador debemos dormir entre 7 y 10 horas.

Y es que, aunque sí hay un mínimo recomendado, no todo el mundo necesita las mismas horas de sueño que se va ajustando a lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida. Por ejemplo, los bebés duermen una media de 17 horas y los niños pueden llegar a dormir entre 8 y 12. Cuando entramos en la adolescencia, en cambio, necesitamos unas 8-9, muy cerca de las 7-8 horas de sueño que necesitan la gran mayoría de adultos para sentirse descansados.

Todo lo que suponga dormir por debajo de estos tiempos entrará dentro de lo que se considera falta de sueño y ésta se vincula con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, incremento del estrés, trastornos en el apetito, falta de concentración y memoria, obesidad… De modo que a la hora de trasnochar, debemos tener muy en mente las consecuencias de hacerlo y de dormir menos horas por las noches.

 

El Sueño Se Recupera Reloj

¿El sueño se recupera?, esa es la cuestión

Pero ¿qué ocurre cuando no podemos dormir el mínimo de horas necesarias? ¿Las horas de sueño perdidas durante la semana se pueden compensar durante el fin de semana o en vacaciones? La ciencia asegura que sí. Un estudio realizado por la European Sleep Research Society reocoge que la llamada «deuda de sueño» se puede compensar siempre dentro de unos límites, claro.

Es decir, hasta ahora lo que defendían los expertos es que la única forma de ponerse al día era ajustando los patrones de sueño de forma gradual, con el tiempo. Así poco a poco recuperaríamos los valores iniciales. Es decir, que lo de tratar de recuperar todo el sueño que perdimos durante la semana en una noche o en una siesta era perjudicial para la salud.

Pues bien, según este estudio las personas que concentran la mayor parte de sus horas de sueño en el fin de semana no tienen un mayor riesgo de mortalidad que los que duermen mucho a lo largo de la semana. Los investigadores van un paso más allá y añaden que la clave para mantener un estilo de vida saludable es encontrar tiempo para dormir bien, sin importar el día de la semana.

¿Esta es, precisamente, tu tarea pendiente? Toma nota de estos consejos que te ayudarán a dormir bien.