Las almohadas ideales para dormir durante los viajes

almohadas para viajar

Dormir en un vehículo – ya sea tren, autobús, avión, coche o metro – supone realmente un reto para la mayoría de nosotros. No resulta nada fácil ni tampoco tan placentero como nos gustaría.

Retorcer el cuerpo, hacer un gruño con el jersey para convertirlo en almohada, utilizar el hombro de tu compañero como soporte… muchas son las peripecias que nos proponemos, pero dormir en pleno viaje nunca deja de ser una misión bastante improbable. Y no podemos resistirnos a una pequeña cabezadita, puesto que la NASA determinó que dormir unos 20 minutos aumenta nuestra productividad al 34%. Para disfrutar de una siesta reparadora y revitalizar el cuerpo, existen una serie de almohadas diseñadas y confeccionadas de forma especial:

  • La almohada manopla: también llamada Ostrich Pillow Mini, cuando este invento fue presentado recibió una gran aceptación. La verdad, en poco menos de 24 horas desde su presentación en la plataforma de crowdsurcing Kickstarter superó los 11.000 dólares. El objetivo de esta almohada es convertir las siestas en un descanso más asequible, puesto que se coloca en la mano, el codo o el hombro, hecho que te permite reposar la cabeza tranquilamente.
  • La cinta antifaz: para usarse en lugares de tránsito, la cinta antifaz tiene como objetivo convertir cualquier pared o cristal en un lugar confortable para apoyar la cabeza. La almohada se coloca alrededor del cráneo y, al recostarlo sobre dicha superficie, no sientes dolor o molestia alguna. Se acabaron los jerséis mal colocados y que se resbalan del cristal del autobús.
  • Almohada de mesa: es la almohada especial para los vuelos largos. Tiene forma de cuña gigante y puede colocarse en la mesita del asiento, pero también puede utilizarse para sujetar el libro, como puff para recostar los pies o incluso como cojín.
  • Almohada pared: se trata de una pared acolchada que, al hincharla, se coloca en el respaldo lateral del asiento y puedes recostar la cabeza encima. También puede funcionar como línea divisoria entre tú y tu compañero de viaje si no te gusta que te vean dormir.
  • El casco almohada: este invento, que ya llegó al mercado en 2011, se convirtió en un auténtico fenómeno viral. De hecho, puedes utilizarla para dormir sobre el escritorio en el trabajo, en las salas de espera de los aeropuertos o incluso tumbado en el suelo. Además, te aísla del ruido exterior y funciona como antifaz.

Aunque es vital dormir las horas suficientes por las noches para evitar arrastrar cansancio durante todo el día, los productos planteados podrían ser una buena solución a las siestas imposibles fuera de casa. Sin embargo, desde Velfont queremos destacar que lo más importante es tener en cuenta el equipo de descanso del hogar, que debe adaptarse a las necesidades de cada persona.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone