Posicion Para Dormir A Un Bebe

¿Cuál es la posición adecuada para dormir a un bebé?

Pocas imágenes transmiten más paz, tranquilidad y ternura que el observar a un bebé durmiendo. Ahora mismo tu mente ya se lo está imaginando y, muy probablemente, la imagen que recrea es la de un bebé durmiendo boca arriba, con las piernas bien abiertas y los brazos relajados.

Al igual que los adultos se preguntan cuál es la mejor postura para dormir, muchas mamás y papás piensan lo mismo en el caso de los más pequeños. Y la respuesta es que esa, boca arriba, es la postura para dormir a un bebé que recomiendan los pediatras.

Pero, ¿por qué es importante que pongamos a los recién nacidos a dormir boca arriba? Pues hay una razón científica. De hecho, este buen hábito se generalizó de los años 90 cuando se descubrió que acostar a un bebé boca abajo aumentaba las probabilidades de que sufriera el Síndrome de Muerte Súbita en el Lactante (SMSL). Así lo aseguraba en su momento un estudio en Nueva Zelanda y desde entonces son muchas las investigaciones y voces expertas que se han sumado a la teoría.

 

¿Se puede dormir al bebé de lado?

Posicion Para Dormir A Un Bebe Boca Arriba

Dormir boca arriba es la postura más recomendada, pero no debería ser la única en la que duerman los más pequeños. De hecho, lo ideal es ir alternándola con el dormir sobre el costado.

Esta variación ayuda a prevenir las deformidades craneales o dolencias como la tortícolis que pueden aparecer al estar el niño siempre colocado del mismo lado. De esta manera, lo ideal es distribuir de forma equitativa el rato que el bebé duerme en cada una de las posiciones: boca arriba, hacia el lado derecho y sobre el lado izquierdo.


No debemos acostar siempre a nuestro bebé en la misma postura
y un buen truco para hacerlo es, cada vez que nos despertamos por la noche. Y es que, aunque hayas logrado enseñar a tu bebé a dormir toda la noche, a ti te tocará despertarte para alimentarlo o cambiar el pañal, aprovechar y, también, variar su postura.

En este sentido también ayuda colocar juguetes en el lado contrario para obligar al bebé a girar la cabeza ya que esto se traducirá en que el recién nacido fortalezca sus músculos cervicales.

 

Y, ¿qué pasa con la posición boca abajo?

De todas las posturas para dormir a un bebé, esta es la que más se desaconseja por su mayor incidencia en el ya nombrado Síndrome de la Muerte Súbita. Sin embargo, la cosa cambia si el bebé está despierto.

En este caso, si se aconseja colocar al bebé boca abajo, esto es apoyado sobre su barriga, con el objetivo de que fortalezca la musculatura de la espalda y sus capacidades motoras. Esta recomendación es especialmente acertada durante los 3 primeros meses de vida. Eso sí, insistimos, estando despierto y siempre bajo la supervisión de los papás.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone