Ejercicios Para Dormir Rapido

5 ejercicios para dormir rápidamente

A la hora de dormir, no todos somos iguales. Los hay que rozan la almohada y entran directamente en un sueño profundo, los que se pueden quedar dormidos en cualquier autobús, avión o silla que se cruce en su descanso, los que con 6 horas les basta y los que tardan tanto en dormirse por las noches que levantarse al día siguiente supone todo un reto. Pues bien, si formas parte de este último grupo este artículo está pensado especialmente para ti porque vamos a descubrirte 5 ejercicios para dormir rápidamente.

No dormir suficiente hace que nos sintamos más cansados, de peor humor y con menos energía para afrontar nuestro día. En cambio, si hemos disfrutado de un descanso profundo recuperaremos fuerzas, regeneraremos tejidos y dejaremos el estrés a un lado con los consiguientes beneficios que esto tiene para nuestro cuerpo y nuestro ánimo.

Si te cuesta conciliar el sueño debes saber que no eres el único, de hecho, los expertos nos advierten: cada vez dormimos menos y peor y el índice de personas con trastornos del sueño no para de incrementar.

Para solucionarlo, es importante pensar muy bien qué cenamos antes de acostarnos porque hay alimentos que te ayudarán a dormir mejor y otros que te provocarán justo lo contrario. También es clave hacer un détox digital y desconectarnos de nuestros móviles, portátiles y demás pantallas, mínimo una hora antes de acostarnos y, por último, no está demás practicar algunos ejercicios sencillos que nos ayudarán a coger el sueño y descansar.

A continuación, te detallamos 5 posturas de yoga que podrás hacer en la comodidad de tu habitación.

 

Ejercicios Para Dormir Rapido Savasana

Uttanasana

Colócate de pie y estira tu cuerpo lo máximo que puedas, como si una cuerda tirará de tus pies y de tu cabeza a la vez. Después lleva las manos al suelo. Si necesitas doblar las rodillas para llegar, hazlo. En esta postura la clave no es poner a prueba tu flexibilidad sino liberar la tensión en las piernas y caderas. Quédate 20 segundos en esta postura. ¡Ah! Y no te olvides de respirar para oxigenar tu cuerpo.

 

Balasana (pose del niño)

Desde Uttanasana, siéntate sobre tus rodillas y lleva tu cabeza y tus brazos hacia delante hasta que toques el suelo con tu frente y con las palmas de tus manos. Lo que buscamos con esta postura es estirar nuestra espalda y calmar nuestra mente. Los brazos deben estar relajados, de modo que si hacia delante notas mucha tensión colócalos hacia atrás, al lado de tus piernas.

 

Postura del Gato-Vaca

Ponte de rodillas y apoya tus manos en el suelo. Deben quedar separadas a la anchura de los hombros y las rodillas al ancho de tus caderas. Deberás inhalar y, a la vez, estirar tu espalda y mirar hacia delante. Con la exhalación, redondea tu espalda y esconde la pelvis y la cabeza hacia dentro, de modo que te mires el ombligo. Repite el movimiento 15 respiraciones, sin prisa.

 

Viparita Karani

Vuelve a estirarte, apoya tu espalda completamente contra el suelo, que no quepa una mano por debajo, estira las piernas y levántalas. Esta postura es un ejercicio perfecto para dormir ya que nos ayuda a reducir el estrés al máximo. Si necesitas un plus descanso puedes pegar los glúteos a la pared y apoyar las piernas sobre ella.

 

Savasana

Es la postura final en cualquier sesión de yoga y produce una sensación de calma infinita. Consiste en tumbarse boca arriba con las piernas y brazos abiertos. Una vez en la postura, deberás centrar toda tu atención en la respiración y olvidarte de todas las preocupaciones. Ya has terminado con los ejercicios para dormir rápidamente así que cuando te sientas listo, reincorpórate lentamente y ¡a la cama!

 

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone