Suda cabeza bebe

¿Por qué a mi bebé le suda la cabeza?

Quizás esto es algo que te ha sorprendido en más de una ocasión. Despertarte de madrugada para ir a buscar a tu pequeño y descubrir que tiene la cabeza empapada en sudor. ¿Es algo que debería preocuparme? ¿Por qué le suda a mi bebé tanto la cabeza?

La sudoración de los pequeños es algo normal que, si no se produce de manera muy exagerada, no debería preocuparte. Desde Velfont destacamos dos de los principales motivos por los que los bebés suelen sudar más que los adultos.

Los bebés son más compactos que los adultos

El sudor es un mecanismo para regular la temperatura corporal. Según explican desde el blog especializado en pediatría Bebés y Más, los bebés, especialmente los recién nacidos, tienen las glándulas sudoríparas más desarrolladas en sus manos, cuello y cabeza por lo que, si sudan más en estas zonas, es, simplemente, un síntoma de que están pasando calor.

Además, debes tener en cuenta que los bebés tienen un Índice de Masa Corporal más elevado que el de los adultos. Es decir, que, en relación a su tamaño, su peso es mucho más elevado que el de los adultos. Son más compactos y eso complica un poco más su autocontrol de la temperatura.

Ten en cuenta la temperatura ambiente

Si tu bebé se despierta muy sudado puede deberse a que el entorno en el que duerme es excesivamente caluroso o, incluso, la ropa de cama que utiliza es muy gruesa. Es por este motivo que durante los días calurosos, debes tratar de mantenerlo en un ambiente más fresco y cómodo.

¿Cómo evitar el exceso de sudor?

Además de vigilar la temperatura de su habitación, puedes hacer otras cosas para conseguir que tu bebé deje de sudar tanto.

  1. Dale un baño relajante antes de dormir. Igual que pasa con los adultos, un baño antes de meterse en la cama puede ser un buen mecanismo para relajarlos y, además, regular la temperatura corporal.
  2. Hidrátalo correctamente. Lógicamente, cuando son tan pequeños los bebés no son lo suficientemente autónomos como para hidratarse por su cuenta. Durante los meses de más calor, ten siempre un biberón a mano y ofrécele agua a menudo.
  3. Revisa su ropa cada poco tiempo y adecúala a la temperatura ambiente. Es importante que no esté ni demasiado abrigado ni demasiado destapado.

El exceso de sudor de los más pequeños es algo completamente normal. Aunque, si tenemos cierto control de su sudoración, podemos averiguar muchas cosas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone