Trucos-para-habitacion-feng-shui

5 trucos para tener una habitación Feng Shui

Dicen que si quieres llenar tu casa de energía positiva debes recurrir al Feng Shui, pero ¿tienes claro qué hay detrás de estas dos palabras?

El Feng Shui es una filosofía milenaria china con más de 4.000 años de antigüedad que defiende que los objetos que tenemos a nuestro alrededor y, sobre todo, su disposición influyen en nuestro bienestar.

Es decir, que un hogar ordenado y bien distribuido según los criterios del Feng Shui serán la base para lograr que tu casa sea un espacio libre de energías negativas en el que tanto tú como el resto de tu familia e invitados os sintáis a gusto y en armonía.

Si la promesa te parece atractiva estarás deseando ponerte manos a la obra, pero claro, reconfigurar todo tu hogar no es tarea sencilla. Te interesará saber que para el Feng Shui hay 4 zonas de la casa a las que debemos prestar especial atención si queremos que estén en línea con esta filosofía china. Son la entrada, la cocina, el salón (porque aquí nos solemos reunir con toda la familia) y el dormitorio, la estancia que hoy nos ocupa y lugar sagrado para el Feng Shui ya que es aquí donde nos llenamos de energía –y mejor que sea positiva–.

Y como en Velfont nos preocupa tu descanso nos hemos propuesto ayudarte a crear un dormitorio en el que las buenas vibraciones fluyan hacia dentro y todo lo negativo quede fuera de él. Esto, según los principios del Feng Shui puede ser la solución a tus problemas a la hora de descansar y la herramienta que necesitas para que tu habitación se convierta en un rincón en el que encuentres desconexión, paz y tranquilidad. Estos 5 trucos te ayudarán a lograrlo:

 

  1. Ordena y limpia

No hablamos de quitar el polvo que se acumula encima de la estantería. Nos referimos a una limpieza más profunda y global en la que te deshagas de todo aquello que has ido guardando con el tiempo y ya no necesitas. Aquí entran tus apuntes de cuando estabas en la universidad, ropa que hace varias temporadas que no te pones y esa caja con móviles antiguos que un día guardaste y nunca has vuelto a mirar. Todo eso fuera, libérate de todos esos objetos y también de los ruidosos –televisores, altavoces, radios…– su uso en el dormitorio alterará tus vibraciones.

 

  1. Los espejos no deben apuntar a la cama

No es cierto que el Feng Shui prohíba el uso de espejos en el dormitorio lo que sí es una verdad es que deben colocarse de forma que la cama no se refleje en ellos. Es decir, que si te despiertas en mitad de la noche y te encuentras a ti misma devolviéndote la mirada estarás boicoteando tu descanso y bienestar.  

 

  1. La cama nunca frente a la puerta

Es una imagen muy visual, de revista, dos grandes puertas que se abren de par en par y nos dejan ver un dormitorio coronado por una gran cama. Esta imagen tan bonita es, según el Feng Shui, uno de los errores más comunes a la hora de organizar nuestro dormitorio, pero con esa disposición lo único que conseguiremos es bloquear el flujo de energía. ¿Dónde colocarla entonces? Piensa que puertas y ventanas son el movimiento –Yang–, paredes y tabiques son la estabilidad –Ying–. Así que intenta apoyar tu cama sobre una pared y aléjala al máximo de la ventana para conseguir el preciado equilibrio entre el Ying y el Yang.

 

  1. Los colores, mejor neutros

Aunque pueda parecer una contradicción son las casas de estilo nórdico las que mejor se encajan con la filosofía del Feng Shui, al menos, en lo que a colores se refiere. Y es que ya sabemos que los colores afectan a nuestro sueño y para fomentar un ambiente de descanso lo mejor es optar por tonos claros en las paredes, muebles blancos y un suelo de madera. Intenta que la ropa de cama también sea en beiges, blancos y grises y genera algún contraste con cojines en colores pastel.

 

  1. No renuncies al cabecero

Puede que hayas huido de esta pieza porque a ti lo que te gustan son los dormitorios minimalistas, porque nunca encontraste ninguno que encajara con la decoración de tu habitación o porque tienes la cama situada justo debajo de una ventana –esto último ya hemos visto que no sería lo más recomendable–, pero puede que cambies de opinión cuando descubras que el cabecero es una pieza clave si quieres decorar tu dormitorio según los criterios del Feng Shui ya que garantiza la simetría y la armonía de tu habitación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone